Caldo de pollo casero y caldo de huesos

Delicioso, económico, reconfortante, nutritivo, fácil de preparar y una excelente forma de minimizar el efecto de la “gripe keto”. Aquí traemos una receta de caldo de huesos muy sabroso y lleno de electrolitos.

Ingredientes

  • 1 pollo
  • 2 cda. aceite de oliva
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cda. tomillo seco
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cdta. granos de pimienta blanca
  • 1,5 litros agua

Preparación

  1. Pelar y cortar las verduras en trozos pequeños.
  2. Dorar las verduras en aceite de oliva en una olla grande hasta que tengan un buen color.
  3. Dividir el pollo por la mitad y poner las dos partes en la olla. Echar agua y especias a la olla. Cubrirla, bajar el fuego y dejar hervir a fuego lento durante dos horas.
  4. Sacar el pollo y deshuesarlo. Reservar la carne.
  5. Romper los huesos de pollo en trozos más pequeños. Volver a poner los huesos en la olla y hervir a fuego lento durante unas tres horas más.
  6. Filtrar el caldo con un colador fino y echarlo de nuevo en la olla. Reducir a la mitad o más, dependiendo de qué tan rico quieras que sea el caldo. El caldo no debe hervir vigorosamente; déjalo hervir a fuego medio-bajo.
  7. Sazonar al gusto hacia el final.
Guardar en el refrigerador durante 2-3 días o congelar en paquetes más pequeños durante hasta tres meses. Es perfecto para usar como potenciador natural del sabor en sopas, cocidos y salsas.

¡Si lo hacéis dejad un comentario diciendo qué les pareció!

Dale me gusta a nuestra pagina de Facebook para estar siempre enterado de nuevas recetas y consejos.

Un beso grande en el corazón de cada uno ❤