Memorias de una dieta frustrada

Mi querido diario:
Hoy empiezo una dieta. Necesito perder 8 kilos.
El médico me ha aconsejado que escriba diariamente los alimentos que consumo y también mi estado de ánimo.
Siento como si estuviera de vuelta a la adolescencia, llena de ilusión por todo.
Por muy difícil que sea seguir una dieta, la recompensa de lucir aquel maravilloso vestido negro hará que todo esfuerzo haya merecido la pena.

1° día de la dieta:
Una loncha de queso blanco.
Un vaso de batido.
Estoy de muy buen humor y ya me siento más ligera.

2°día de la dieta:
Ensalada básica.
Una loncha de queso blanco.
Dos tostadas y un yogur natural.
Me siento maravillosa.
Me duele un poquito la cabeza, pero nada que una pastilla no pueda solucionar.

3° día de la dieta:
He sido despertada por un ruido raro en mitad de la madrugada. Me creí que era un ladrón pero al cabo de un rato me dí cuenta de que era mi estómago.
Me bebí un litro de infusión y estuve meando lo que quedaba de noche.
Nota: No volver a beber infusión por las noches.

4° día de la dieta:
Empiezo a odiar las ensaladas.
Me siento como si fuera una vaca masticando hierba.
Estoy un poco nerviosa pero creo que por el cambio del tiempo.
Mi cabeza parece un tambor.
Patricia (la nueva becaria) se comió una tarta con merengue hoy en el almuerzo. Pero yo he aguantado y solo me he comido dos lonchas de queso blanco.
Nota: Odio a Patricia.

5° día de la dieta:
¡Se lo juro por Dios que vomito si vuelvo a ver delante un trozo de queso blanco!
A la hora de la comida la ensalada parecía reírse de mi cara.
Hoy le he gritado al chico de la limpieza. Y también a Patricia…
Necesito calmarme y volver a concentrarme.
Me compré una revista con la Gisele Bündchen en la portada. Es mi objetivo, no puedo perder el foco.

6° día de la dieta:
Estoy destrozada.
Apenas he dormido esta noche y el poco que me dormí, he soñado con una tarta tres chocolates.
Creo que hoy mataría por un donut.

7° día de la dieta:
He ido al médico. Adelgacé 250 gramos.
¡Me parece una broma!
Toda la semana comiendo hierba y solo he perdido 250 gramos.
El médico ha dicho que es normal. Que las mujeres en mi edad tardan más en adelgazar.
¡El muy HDP me ha llamado vieja y gorda!
Nota: Buscar otro médico.

8° día de la dieta:
Hoy me ha despertado un pollo asado.
¡Os lo juro!
Estaba allí al lado de mi cama, bailando la danza del vientre.
Nota: Hoy la gente me miraba raro en el curro. Patricia dijo que empiezan a tenerme miedo.

9° día de la dieta:
Hoy no he ido a trabajar.
El pollo asado volvió a despertarme, ahora bailando bachata.
He estado todo el día en el sofá viendo la tele y he llegado a la conclusión de que hay un complot.
Todas las cadenas daban recetas culinarias.
Han enseñado a hacer tarta de fresas, lasaña, paella y hasta una hamburguesa rellena con bacon y queso.
Nota: Comprar otro mando para la tele, he tirado el mío por la ventana en un ataque de furia.

10° día de la dieta:
Odio a Gisele Bündchen!
Con photoshop hasta la Duquesa de Alba puede lucir tipazo.

11° día de la dieta:
Le he pegado una patada al perro de la vecina.
Le grité al mensajero. El chico de la limpieza ya no entra a mi despacho y las secretarias se pegan a la pared cuando paso por ellas en el pasillo.

12° día de la dieta:
Sopa.
Nota: No volver a jugar al póquer con el pollo asado. ¡Es un tramposo!

13° día de la dieta:
La báscula no se ha movido.
¡No se movió, nada. No he perdido un mísero gramo!
Empecé a reírme como si estuviera poseída.
Asustado, el médico sugirió un psicólogo. Incluso creo que llegó a decir psiquiatra.
¿Habrá sido por haberle amenazado con un bisturí?
Nota: No volver al médico, el pollo cree que es un embustero.

14° día de la dieta:
El pollo me ha presentado a unos amigos suyos.
El entrecot parece majo, y la tarta aunque tiene pinta de cabreada, en el fondo es un dulce.

15° día de la dieta:
¡Maté a Gisele Bündchen!
He troceado en cachitos a ella y a todas las fotos de modelos súper delgadas que encontré por la casa.
Nota: El pollo y sus amigos están enfadados conmigo.
Me comí un cacho del Sr. Pan. Pero fue en defensa propia. Él me había amenazado con un trozo de chorizo.

16° día de la dieta:
Ya no estoy a dieta.
Enfadada con el pollo, me lo comí con el pan. Y terminé por comerme también la tarta. La verdad es que era un dulce…

Reflexión:
Algunas dietas son sencillas:
Basta cortar el azúcar, fritos, pastas, bebidas alcohólicas, panes y los pulsos.

*Texto traducido y adaptado del Portugués. No sé su fuente original para los créditos correspondientes.

Dale me gusta a nuestra pagina de Facebook para estar siempre enterado de nuevas recetas y consejos y siga el blog por email para recibir notificaciones de las nuevas entradas 😉

Un beso grande en corazón de cada uno ❤

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s